La OMS a favor de la marihuana terapéutica.

2

Algunos expertos creen que el uso terapéutico de la marihuana debería ser regulado y dotado de garantía. La OMS aprueba su uso en cuatro indicaciones: tratamiento del dolor, estimular el apetito, espasticidad y qumioterapia.

(Arquivo) Logotipo da OMS
Desde el pasado 1 de enero en el estado de Colorado, EE UU, se puede vender y consumir una cantidad limitada de marihuana para uso recreativo. En Uruguay, la droga también está legalizada para quien quiera consumirla. En España, al otro lado del Atlántico, el debate está en un paso anterior ¿se debería de legalizar la marihuana para uso terapéutico?
La marihuana es una de las llamadas drogas blandas y, como tal, no es legal en España. Sin embargo, ese estatus es relativo. Cualquier individuo puede consumirla en la intimidad y ello no le acarrearía ninguna sanción. Si lo hace en la calle, sin embargo, o si comercia con ella, sí tendría problemas, problemas que aumentarán aún más si se aprueba la nueva Ley para la Protección de la Seguridad Ciudadana.
No es la única paradoja que rodea a la sustancia. Una de sus principales características, que hace que esté en las agendas de numerosos gobiernos es que esta droga, además de ‘colocar’, tiene efectos medicinales, algo que se conoce desde hace miles de años, como subraya Mariano García de Palau, médico barcelonés que fundó hace años la web www.thcterapeutico. com.
En esta página, entre otras cosas, explica cómo utilizar la marihuana para aliviar síntomas de distintas enfermedades. «Ojo, es importante aclarar que la marihuana no cura, pero alivia sintomatologíamuy importante frente a la que no hay alternativas », señala.
Uso terapéutico
El farmacólogo de la Universidad del País Vasco Koldo Callado, autor de distintos informes sobre el uso terapéutico del cannabis, no duda en opinar que el uso terapéutico de esta droga ha de regularse. «El uso se está dando, se trata de regularlo y dotarlo de garantía jurídica», apunta.
Pero ¿qué síntomas alivia esta droga? Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay cuatro indicaciones ‘aprobadas’ para esta planta: el tratamiento del dolor, su uso para estimular el apetito –necesario en pacientes inmunodeprimidos, como los de sida y en convalecientes-, como acompañamiento a la quimioterapia para evitar las náuseas y vómitos asociados a la misma y, por último, la espasticidad en los afectados por esclerosis múltiple. Esta indicación estaría cubierta, sin embargo, por un fármaco basado en dos cannabinoides, Sativex, aprobado en 2010 en España.
Recientemente, la revista ‘Neurología’ ha publicado el Documento de Consenso sobre espasticidad en pacientes con esclerosis múltiple, recomendando su utilización en este tipo de pacientes. Sin embargo, el medicamento que es alternativa al consumo terapéutico de marihuana en esclerosis múltiple (a pesar de su precio, está cubierto por la seguridad social en la única indicación aprobada) no lo es en el resto de indicaciones. «Lo ideal sería obtener medicamentos», opina Callado que cree que, mientras no haya más indicaciones para este fármaco o se introduzcan en España otros medicamentos derivados del cannabis natural o sintético, como la nabilona o el dronabinol, la regulación del uso terapéutico de la misma planta que se usa con fines recreativos es imprescindible.
Además, señalan tanto Callado como Garcia de Palau, esas cuatro indicaciones son solo la punta del iceberg de los posibles usos medicinales de la droga, ya que existen estudios que la vinculan desde al tratamiento del glaucoma hasta al de los tumores cerebrales, según recoge Callado en su informe Cuestiones de interés en torno al uso terapéutico del cannabis.
Desde el prisma del paciente
Pero, mientras este uso no está regulado ¿qué debe hacer un paciente que quiera optar por esta vía para tratar su sintomatología y no pueda beneficiarse del fármaco basado en la planta? García de Palau recomienda Internet y, en concreto, su página, en la que se habla de indicaciones, dosis, formas de consumo y falsosmitos en torno al uso de esta droga. «En los clubes de marihuana teóricamente te pueden suministrar la dosis sin pagar, pero no todos lo hacen», señala y apunta a que la planta que se usa para tratar síntomas ha de ser cultivada «en sustrato de tierra y con abonos biológicos».
Entre los mitos extendidos destaca por ejemplo, la creencia de que la marihuana provoca esquizofrenia. «Puede desencadenar psicosis en una persona que ya sufre la enfermedad, pero al que todavía no se le ha manifestado», explica citando un reciente estudio de la Universidad de Harvard. Callado señala que existen datos «contradictorios» al respecto, pero afirma que se estaría hablando de un consumo de «cantidades excesivas » durante la adolescencia, que tendría un efecto similar en la edad adulta «que el alcohol y otros tóxicos en las mismas cantidades».
«No es el santo grial»
Aunque defensor de la regulación y el uso terapéutico de la marihuana, García Palau no cree que se trate de una sustancia apta para todo el mundo. «No es el santo grial», subraya y comenta algunas contraindicaciones: personas con enfermedad mental de base, obesos (porque aumenta el apetito y puede hacer engordar aún más), hipotensos y alcohólicos, entre otros. Otro asunto que aclara este especialista, que afirma que es mucha la investigación en torno a este tema, es que la marihuana terapéutica, como la recreativa, ‘coloca’. Eso sí, sus efectos psicotrópicos en las dosis indicadas para aliviar síntomas sonmínimos y muy lejanos a los retratados en cine y televisión.
Tanto él como Callado subrayan que la literatura científica no ha descrito un solo caso de fallecimiento por sobredosis de THC, el principal compuesto de la marihuana. A la vista de la evidencia científica, concluye el informe de Callado, la utilización del cannabis y sus derivados «debe ser tratada como una alternativa terapéutica más al margen de prejuicios relacionados con el consumo lúdico de esta sustancia ». Solo el tiempo dirá si los políticos pondrán, como se ha hecho en América, el tema encima de la mesa.

Fuente: DiarioVasco

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.