Los CSC del País Vasco se sienten cercados

0

El medio centenar de clubes de consumidores de cannabis de Euskadi, que agrupan a 10.000 usuarios, se encuentran atrapados en un limbo legal del que quieren salir. Por un lado, son asociaciones registradas en la Administración vasca y pagan impuestos pero, por otro, son objeto de incautaciones de las plantaciones que cultivan para el consumo de sus miembros por parte de las policías, que no dudan en detener a sus socios. El resultado de estas operaciones en la mayoría de los casos acaba en la absolución de los arrestados y archivo del caso.

invernaderocannabis

La legislatura pasada se creó por unanimidad una ponencia para analizar la regulación de estas asociaciones, que se ha vuelto a constituir esta legislatura. Sus conclusiones se tomarán en consideración en la futura ley vasca de Adicciones, que pretende regular la actividad de estos clubes. La tarea no es sencilla. Es más, para algunas voces, no está claro que la Cámara vasca tenga suficientes competencias para blindar jurídicamente la actividad de estos clubes. Pero mientras el debate se desarrolla en la Cámara, las actuaciones de la Ertzaintza contra estos clubes de cannabis se suceden.

Una de las más recientes tuvo lugar este año en Astigarraga. Según detalla el Departamento de Seguridad en una respuesta parlamentaria a EH Bildu, la Ertzaintza decomisó en un pabellón del polígono industrial Bidebitarte un total de 1.213 plantas de cannabis pertenecientes a la asociación Kalamuzale Elkartea.
Los agentes acudieron al lugar como consecuencia del salto de una alarma. Al acceder al pabellón, que es la sede de la asociación, encontraron instalaciones de cultivo con plantas de pequeño tamaño, focos de gran potencia, extractores de aire, un humidificador y fertilizante.

La de Astigarraga no es la única actuación de este tipo por parte de la Ertzaintza en los últimos tiempos. Según los datos del propio Departamento de Seguridad, entre 2011 y 2013 hubo también actuaciones en asociaciones de Urretxu, Donostia, Bermeo y Oiartzun.

En la primera de ellas, en Urretxu, el 22 de noviembre de 2011, los agentes se incautaron de mil plantas de cannabis en el interior de la floristería Eden, perteneciente a la Asociación Cannábica de estudios experimentales del Alto Urola. La Ertzaintza actuó tras el aviso de un particular.

En Donostia, el 12 de junio de 2012, los agentes decomisaron 130 plantas en un cultivo ubicado en el barrio de Igeldo. Según Seguridad, la plantación está relacionada con la Asociación Lurretik Elkartea. Se da la circunstancia de que la actuación de la Ertzaintza se produjo después de que el propio presidente de esta asociación alertara a la Ertzaintza de que una docena de jóvenes habían accedido al interior del invernadero contiguo al caserío con la intención de robar plantas de marihuana.

En Bermeo, el 9 de agosto de 2012, los policías se incautaron de 16 bolsas con cogollos de marihuana en una plantación perteneciente a la Asociación Urjoa-Berdea. Por último, el 8 de octubre de 2013, la Ertzaintza decomisó en un cultivo de Oiartzun 1.558 plantas de cannabis y otros 540 plantones en un terreno arrendado a la Asociación Ganjaz Art Club.

Fuente: Diario Vasco

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.