Lo mejor de la marihuana, a partir de 7 euros en Lugo

Una apasionada de la tierra y los cultivos recibe a quien se acerque a Natural Shop, una tienda especializada en agricultura biológica situada en la calle Perpetuo Socorro. Raquel Cabezas llegó hace unos meses a Lugo desde Tarragona, su ciudad natal, y aquí en Galicia inició una nueva etapa con este proyecto. Su establecimiento no solo es especial por apostar por el campo y las huertas, sino porque en él también vende semillas de marihuana, un negocio poco explotado en Galicia, según explica.

Rompiendo con los tópicos, la mayoría de la clientela que compra estas semillas no son jóvenes para divertirse -de hecho, la entrada está prohibida a menores que no vayan acompañados de un mayor-, sino adultos que la consumen por ocio o con fines terapéuticos. En esta tienda, a partir de 7 euros se pueden obtener los granos con los que sacar partido al lado más beneficioso de esta especie.

Cabezas explica la importancia de normalizar el consumo de marihuana. Para ello, el principal paso es conocer la planta y romper con ciertos mitos: «El THC es lo que provoca los estados de euforia, y eso solo está en los cogollos y, en menor cantidad, en los palos. Las hojas no tienen. Pero hay razas de marihuana que tienen muy poca concentración de THC, y esas son las que se usan para fines medicinales, porque producen estados de calma», explica.

Propiedades nutritivas

Esta joven de 29 años cuenta que las propias semillas se pueden comer directamente «porque son muy nutritivas y tienen una gran concentración de aceites similares a los omega 3». En cuanto a los palos, se pueden utilizar en infusiones, «muy efectivas para dolores y problemas de sueño». Las hojas también se usan para hacer ungüentos, beneficiosos para problemas de artritis y reuma. Y, por supuesto, también hay quien la fuma: «No se debe mezclar con tabaco porque la marihuana abre los bronquios», explica.

En este punto llega la cuestión de la legalidad, una frontera con límites no muy claros. «Varía en función de la comunidad autónoma. Aquí en Galicia, por ejemplo, solo se pueden tener dos plantas en casa, con fines ornamentales, aunque si se tienen para consumo propio nadie debería poner problemas. Las semillas se pueden vender, pero no las plantas», apunta. Ella es una defensora del autocultivo: «No es una cuestión de vicio, sino de beneficio. Yo misma soy consumidora medicinal, y fumo dos porros antes de irme a dormir por recomendación de mi psicólogo, y así evito tomar pastillas. Pero es algo que me ayuda, no algo que necesite, y eso conviene tenerlo presente siempre», comenta.

Esto es lo que hace a su tienda diferente, aunque ella insiste en que no debería ser así: «Esto se está normalizando más. Hay gente mayor que me pregunta para hacer recetas, o cómo cuidarlas para que sobrevivan porque les gustan estéticamente. Incluso hay coleccionistas de bonsáis que hacen plantas de marihuana en miniatura».

Al margen de eso, en su tienda hay todo tipo de productos biológicos: fertilizantes, abonos, flores, hortalizas, plantas aromáticas… Desde las más clásicas a otras más exóticas como puede ser el chile. «Aquí hay buen suelo para la agricultura, hay tierra, sol y agua. Es el momento de que los jóvenes recuperen el amor por la huerta. La gente se interesa por la creación de invernaderos, pero hacen falta más ayudas del Estado». Gracias a esta variedad y la discreción de su dueña, Raquel ha logrado hacerse un hueco en el vecindario: «Me tratan muy bien los vecinos, estoy encantada en Lugo», reconoce.

MINOLTA DIGITAL CAMERA

fuente: la voz de galicia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.